PAREMOS UN HOLOCAUSTO NUCLEAR

Nuevamente el mundo está en vilo por la irracionalidad beligerante de los Estados y de sus clases dirigentes y los humanistas alzamos nuestra voz para condenar con la mayor energía a quienes menosprecian la vida, o la posponen ante otros valores.

El cuadro de situación que ofrece hoy la política internacional es desolador. Estados Unidos de Norteamérica y los países integrantes de la OTAN, la mayor fuerza bélica unilateral, deberían comprender que la distorsión que significa ser los máximos promotores de guerra -con el pretexto que sea, es lo que indican los hechos- tiene consecuencias que van más allá de cualquier previsión. Otras grandes potencias, como Rusia y China no están haciendo los esfuerzos necesarios para concretar la paz y no vacilan en vender armas y dar apoyo diplomático a quienes consideran sus aliados al ser opositores a sus enemigos. Finalmente, pequeños Estados -como es el caso de Corea del Norte- privilegian el armamentismo y la prevalencia de una casta militar por encima del bienestar de sus pueblos y toman decisiones de las cuales es difícil volver atrás. En consecuencia, la ambición imperial de unos, los negocios bélicos por parte de otros y las reivindicaciones nacionalistas de terceros dan por resultado una situación de enorme peligro real que angustia a las poblaciones y paraliza los esfuerzos por buscar el desarrollo de las enormes potencialidades de los seres humanos.

Hacemos un llamado a la República Popular Democrática de Corea para que retome el camino de la diplomacia haciendo vacío a las provocaciones provenientes de los EEUU y de la República de Corea a la par que instamos a los Estados Unidos a que cesen maniobras militares y retiren las bases y tropas con las cuales amenazan a Corea del Norte y al Asia en su conjunto. Cada país debe asumir sus responsabilidades y cesar en sus “juegos de guerra”.

Los humanistas estamos convencidos de que la paciencia de los pueblos tiene un límite y que la humanidad no soportará otro holocausto. Esta es la ocasión para que cada ciudadano se convierta en un actor, en un agente, en un protagonista de la paz y dedique sus mejores esfuerzos a esclarecer a la legión de despistados acerca de la inconveniencia de las guerras, del armamentismo y del gasto militar. Este es un compromiso mundial, pero más que de los gobiernos -de quienes poco esperamos- lo es de los pueblos movilizados por sus mejores aspiraciones.

Nuestro clamor es a favor de la paz en el mundo; pero no es un pedido ni un ruego: es un compromiso de acción al que nos debemos sumar todos los seres humanos de buena voluntad.

Partido Humanista Internacional (Federación mundial de Partidos Humanistas)

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer